O único Papa no paraíso de Dante