O Judo, segundo Tomás Costa